7/6/10

[FIC] Futari dake... (part 2)

Fandom: NEWS
Título: Futari dake...
Género: Rabia, sexo
Rating: M
Pairing: Nishikido Ryo x Shigeaki Kato
Sumario: El aburrimiento puede llevarte a una vorágine destructiva, creeme.
Disclaimer: ¡¡¡Ojalá poseeyera yo a Shige o a Nishikido!!! ¡Ains omá!
Gracias a: Vic, por ser mi beta tester, y a Nishikido, porque es un regalo para él XD.



Capítulo 2
: Me pregunto

Conducía por la autopista Shin Oume a una velocidad desesperada. A su lado, profundamente dormido, se encontraba el cuerpo de Nishikido Ryo. Y eso era precisamente el motivo por el cual Shigeaki Kato se encontraba nervioso. Necesitaba deshacerse de su compañero, ir a casa y expiar sus pecados. No, no es que Kato fuera el ser humano más religioso del mundo. Es que se sentía mal, sucio de alguna manera. Incluso aunque aceptaba la homosexualidad y la bisexualidad como si fuera totalmente normal, pero que le implicara a él, era otra cosa. Bajó un poco la ventanilla, para sentir como el viento le silbaba al oído, y de paso calmaba aquel ambiente que no quería respirar. Odiaba que Ryo hubiera acabado de esa forma en su coche. Odiaba que él se hubiera dejado llevar hasta niveles tan insospechados. Odiaba tener que pensar que tenía que lavar el coche antes de que la noche desapareciera, y los signos, evidentes, de que alguien había retozado en ese coche fueran totalmente visibles.
- Gilipollas…- musitó Shige mientras echaba un rápido vistazo a su izquierda, mirando al cuerpo de su senpai.
En realidad no sabía porque acababa de dirigir ese insulto a su compañero. Era algo de él, que hacía odiarle. Sin embargo, no había sido odio lo que había sentido hace unos minutos. Ni mucho menos. Lo que había sentido… era algo que la humilde narradora no puede describir, ya que sus sentimientos eran muchos y muy profundos, y sólo podemos rasgar un poco la superficie. Por ejemplo, paciencia, paciencia que había contenido Shige y que se había visto volcada ante los primeros toques de los suaves dedos de un ansioso Nishikido. Y deseo, pero no un deseo terrenal, sino algo muchos niveles más de aquello. Un deseo que hacía que le temblaran las rodillas cada vez que sus miradas se encontraban. Y sobre todo, miedo. Y esto sí que puedo describirlo bien. Era un miedo atroz, miedo a Ryo, miedo a que éste le dejara en ridículo y saliera después de llamarle maricón o cualquier otro insulto de ese calibre, que hiciera quedar sin aire a Kato. Tenía miedo de ser etiquetado como un homosexual. Y tenía miedo de ser etiquetado así por Nishikido Ryo. ¿Por qué? Quién sabe. Quizá era porque Shigeaki Kato se encontraba enamorado de Nishikido Ryo, quizá porque sabía que podría ser rechazado por sus amigos de toda la vida, quizá porque en realidad, sí que era homosexual (o bisexual, Kato se seguía excitando al ver a su vecinita por las cortinas cada mañana…) pero tenía miedo de sí mismo y de reconocerlo. Fuera lo que fuera, no había ni pizca de odio mientras la lengua de Kato mojaba poco a poco todo el cuerpo de Ryo.
Aparcó de mala forma en doble fila, en frente de la casa de Nishikido, entonces, carraspeó violentamente la garganta y miró. No se levantó. Shige volvió a repetir el proceso, esta vez aún carraspeando más fuerte. Ryo se movió un poco, asustado, y volvió a dormirse. Shige suspiró molesto y se masajeó las sienes. Movió sus manos y enganchó la camiseta de Ryo, entonces, lo agitó violentamente.
- ¡Qué qué qué!- gritó, asustado, Ryo al despertarse.
- Ya estamos en tu casa, bello durmiente.
Ryo puso mala cara y bostezó sin siquiera taparse la boca. Después se frotó los ojos a la vez que Shige le soltaba de la camiseta.
- ¿No podías despertarme de otra forma Shige?
- Lo he intentado, pero no ha funcionado.
Ambos se quedaron quietos. Shige esperando a que Ryo se fuera, Ryo… se quedó ahí sin que su pequeño cerebro adormilado asimilara que tenía que marcharse ya.
- Esto… Ryo. Que ya estamos en tu casa.
- Ya… estoy esperando una despedida.- dijo, totalmente convencido mientras miraba a Shige. Este último alzó la mano derecha y la agitó en señal de adiós.- Hay que ver Shige… antes tan lanzado y ahora tan modosito
Añadió Ryo antes de acercarse a la boca de Kato y besarle. Una vez más, se sintió extraño colgando de los labios de su senpai, y más aún, en plena calle. Shige empujó a su compañero para que cortara ya el beso, aunque disfrutó de los últimos instantes.
- Vete ya Ryo.
- Está bien… Uhmm ya nos veremos mañana supongo.
Ryo salió del coche, con una mezcla de asco y excitación, y anduvo hacia su casa dejando la calle y en ella, el coche de Shige acelerando. Una vez en casa, Ryo se quitó la ropa y se durmió en el sofá.

Por su parte, Shige siguió conduciendo. Terriblemente molesto por lo que, nuevamente, acababa de pasar. Se preguntó que si a partir de ahora Ryo decidiría saludarle y despedirle con su lengua. ¿Sería aquello un castigo divino? ¿O quizá un regalo? No lo tenía claro, lo que sabía, era que eso no podía seguir continuando. Su vida profesional dependía de aquello, ¿no?

Despertó, después de haber sido protagonista de un bonito sueño. No recordaba que clase de sueño había sido, pero sí que sabía que era un sueño muy bonito. Se limpió la baba que había colgado por su boca y se frotó los ojos, convenciéndose de que aún quedaba un par de horas para empezar el día. Sin embargo, el reloj de su comedor marcaba perfectamente las 12 y media de la mañana. Tras un sonoro bostezo y estirarse un par de veces decidió que era el tiempo para meterse a la ducha y limpiarse un poco. Ayer, con las prisas y el sueño que tenía, ni siquiera se duchó, y ahora se sentía pringoso. Se quitó los calzoncillos que únicamente cubrían su cuerpo y los tiró a una montonera de ropa sucia. Tenía que hacer ya limpieza, o se quedaría sin ropa. Fue hacia aquello y la recogió, después la llevó a la lavadora y la metió dentro. Se quedó pensando si ponerla en funcionamiento ya, o por el contrario, ducharse primero y meter también las toallas. Finalmente, se fue hacia el baño. Tras bostezar unas 5 veces más, decidió entrar en la ducha y ducharse de una vez por todas.
Ahhh se sentía tan bien después de ducharse. Ya volvía a ser Nishikido Ryo. Y no un despojo en busca de la ducha y más sueño que vergüenza. Sonriendo, decidió que era hora de vestirse y salir a dar un paseo. Quizá podía llamar a YamaPi o quizá a Akanishi. Se sentía de buen humor, y necesitaba contagiar a los demás con él. Eligió rápidamente su vestimenta y cogió el teléfono tras marcar el número de uno de sus amigos mientras abría la puerta. A sus pies, había un VHS y una cartita. Se preguntó, que clase de fan retro dejaba cintas de video. Ahora se llevaban los DVD’s. Con curiosidad lo cogió y cerró la puerta, colgando la llamada. Primero abrió la carta, en una letra mecanografiada simplemente ponía “Para Nishikido Ryo”. Aún más curioso que antes, cogió el VHS y lo miró por todas partes. Sacó su viejo video e introdujo la cinta. Al pulsar el botón de start, una especie de hormigueo le recorrió la espalda y le hizo sentarse.
Una pantalla en negro en la que ponía “Espero que lo disfrutes tanto como yo lo hice Ryo-chan”, después, una grabación. Una grabación con alguna cámara que ni él ni Shige habían notado. Los gemidos, el coche, primeros planos, los besos, Shige empujando, las lenguas, los toqueteos. Todo. Aquella cámara había grabado todo. Ryo cerró los ojos, pero tuvo que volver a abrirlos, incrédulo, mientras la melodía del móvil avisaba de que alguien le estaba llamando. Sin embargo, Ryo hizo caso omiso de la llamada, estaba absorto con lo que aquella cámara anónima estaba mostrándole. De pronto, y tras un gemido de su propia boca, el video se cortó, dejando otra pantalla en negro. Poco a poco, unas letras blancas se fueron sucediendo.
Me pregunto qué pasaría si lo emitieran en directo por equivocación… Por lo pronto me quedaré con el original
Tragó saliva. Cogió su móvil, la cinta, las llaves de su coche y salió casi corriendo. Estaba nervioso. Aquella cinta no podía ser verdad. Bueno sí, claro que era verdad, él lo había vivido, pero ¿por qué cojones había alguien grabándoles? “Putos voyeurs” pensó para sí mismo mientras conducía con dirección a casa de Shige. Por fortuna, no vivían del todo lejos.
Tras aparcar de malas formas, coger de nuevo sus pertenencias y correr a toda velocidad a llamar a la puerta, respiró. Tras ella, abrió Shige, con no muy buena cara.
- ¿Lo has visto?- preguntó Ryo, totalmente exasperado.
Shige no respondió, pero hizo un sí rotundo con su cara. También a él le habían enviado una cinta.
Tras calmarse los dos, entraron en la casa de Kato. Una vez allí, éste le dijo que a él le habían enviado la segunda parte. Empezaba justo tras el video de Ryo y acababa cuando salían del aparcamiento, los mensajes, si bien cambiaban el nombre, eran los mismos.
De pronto, tenían que saber quién había hecho esos videos y conseguir la manera de recuperar y evidentemente ELIMINAR esos videos originales. Fuera como fuera.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Ryo-chan desu! (?)

WOW!!!! este cambio si que no me lo esperaba para nada!!! xD
la que has liado ahi en un momento, ahora amenazas? quien coño estaba mirando??? (seguro que se ha toqueteado varias veces mirando...)

SIGUEEEEEE

ramenabe dijo...

Con el anterior te han quedado dos capítulos muy muy guais, me han encantado *-*

Digo lo mismo, ¡querio saber como siguee! (y eso que más o menos ya tengo una idea hecha xD) O al menos... a ver si sigues deleitándonos de vez en cuando con más yaoi de este de calité que haces ^^

Sofía dijo...

Hola!!
Permiteme presentarme soy Sofía, administradora de un directorio de blogs, visité el tuyo y está excelente,
me encantaría poner un link de tu blog en mi sitio web y así poder beneficiar tu blog con mas visitas.
Si estas de acuerdo no dudes en escribirme a sofiacastillo0801@live.com
Exitos con tu blog.
Un beso
Sofía

Publicar un comentario